Todo sobre El Toboso - qué ver, comer, historia, cómo llegar

Conocido por ser el lugar de nacimiento de Dulcinea, eterna enamorada de Don Quijote, sigue leyendo y revela qué ver en El Toboso.

Qué ver en El Toboso, patria de Dulcinea
Qué ver en El Toboso, patria de Dulcinea

A través de la Casa-Museo de Dulcinea, el Museo Cervantino o la Ruta Literaria, podemos conocer en profundidad la mucho más famosa obra de Cervantes.

Turismo El Toboso

El Toboso quedó para toda la vida marcado como escenario de El Quijote de La Mancha, pero además, su casco histórico guarda monumentos de gran interés.

Molino manchego en la Plaza de la Constitución
Molino manchego en la Plaza de la Constitución

Recorriendo sus calles vas a encontrar distintas menciones a la famosa novela, incluidas en la Ruta Literaria.

Todo lo mencionado salpicado por casonas habituales manchegas, muchas de ellas reconvertidas en hoteles y restaurantes.

Casa-Museo de Dulcinea

Casona de labranza del siglo XVI, reconvertida en museo donde revivir la época de Cervantes y los individuos de Don Quijote.

De hecho, se dice que aquí vivió Ana Martínez Zarco de Morales, señorita que inspiró el personaje de Dulcinea.

Todavía se conservan los elementos tradicionales de la vivienda manchega de un hidalgo, incluyendo molino, bodega, patio, pozo, palomar o dependencias de tarea.

Casa-Museo de Dulcinea del Toboso
Casa-Museo de Dulcinea del Toboso

La vivienda, situada en la planta superior, se ha recreado perfectamente con moblaje de la época. 

El horario de la Casa-Museo de Dulcinea es: de martes a sábados, de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:30 horas, domingos solo por las mañanas.

La entrada general cuesta 3€ y la reducida 1,50€, es gratis para todo el público los miércoles desde las 15:00 horas.

O puedes comprar la entrada conjunta con una visita guiada por el pueblo.

Iglesia de San Antonio Abad

Dominando el conjunto monumental de El Toboso, recibe el sobrenombre de “Catedral de La Mancha”.

Desde sus orígenes y hasta 1931 estuvo gestionada por la Orden de Santiago, hoy forma parte a la Diócesis de Toledo.

El edificio tardo gótico fue construido a principios del siglo XVI, pero hay añadidos renacentistas, platerescos y herrerianos.

Por su altura destaca la torre campanario de tres cuerpos, en cuyo interior se ubica el baptisterio.

Iglesia de San Antonio Abad , conocida como “Catedral de La Mancha”
Iglesia de San Antonio Abad , conocida como “Catedral de La Mancha”

Del interior además cabe destacar la imagen policromada de San Agustín, ubicada en la Capilla de los Hierros.

Abre sus puertas de martes a sábados, de 11:00 a 13:30 y de 16:00 a 18:30 en invierno y hasta las 19:00 horas en verano.

La entrada con audioguía cuesta 2€ y la achicada 1€.

Museo Cervantino

Situado en una antigua iglesia del siglo XVII, comparte edificio con la Oficina de Turismo de El Toboso.

Dentro suyo se guardan más de 600 ediciones de la novela Don Quijote, reproducida en 72 lenguajes diferentes.

Entre las mucho más curiosas está la primera edición en euskera, una con letras y números celtas y una considerada la más grande de todo el mundo.

Museo Cervantino y Oficina de Turismo de El Toboso
Museo Cervantino y Oficina de Turismo de El Toboso

Otras llaman la atención por estar firmadas por individuos históricos, como Hitler, Mussolini o Juan Domingo Perón.

El horario del Museo Cervantino de El Toboso es: de martes a sábados, de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:30 horas, domingos sólo por las mañanas.

La entrada general cuesta 2€ y la achicada 1€.

Convento de las Trinitarias

Fundado por Ángela María de la Concepción en 1680, fue el primer monasterio de Monjas Trinitarias Recoletas.

Su estilo es herreriano, resaltando por la facilidad y sobriedad que lo caracteriza.

En el interior hay un atrayente museo de arte sacro, con pinturas, imaginería, orfebrería y ornamentos de los siglos XVI y XVII.

Convento de las Trinitarias
Convento de las Trinitarias

Además tiene hospedería monástica y hacen trabajos de bordado en oro por encargo.

El horario del Museo Trinario de El Toboso es: de lunes a domingo, de 10:00 a 12:30 y de 16:30 a 19:00 horas.

La entrada cuesta 2€.

Convento de las Clarisas

De manera oficial llamado Convento de la Concepción, transporta en desempeño como cenobio franciscano desde 1546.

Si bien ahora existía con anterioridad una vivienda de santurronas, anexa a la Ermita de San Benito.

De la construcción original solo se guarda la portada de la iglesia, el resto fue restaurado en la década de los 70 del siglo XX.

Convento de las Clarisas
Convento de las Clarisas

Es imposible conocer el interior, pero sí obtener dulces elaborados por las monjas de clausura.

A su lado se extiende la Glorieta de García Sanchiz, apacible jardín dedicado al escritor, periodista y charlista Federico García Sanchiz.

Museo del Humor Gráfico Dulcinea

Tiene una colección de dibujos de conocidos humoristas, todos aplicados a la figura de Dulcinea.

De hecho, la compilación fue íntegramente cedida por el ilustrador José Luís Martín Mena.

Se puede conocer de martes a sábados de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:30 horas y domingos de 10:00 a 14:00 horas.

La entrada general cuesta 2€ y la reducida 1€.

Glorieta de García Sanchiz
Glorieta de García Sanchiz

Otros edificios religiosos

Además de las edificaciones religiosos ahora mencionadas, por el casco histórico y los alrededores hay ermitas y oratorios que merece la pena conocer

Es la situacion de la Ermita de San Sebastián, formando una icónica imagen al lado del depósito de agua que hay anexo.

También está la Ermita de San San Blas o la del Cristo del Humilladero, situada en el antiguo hospital de pobres.

Además de esto podemos destacar la Casa de las Memorias, perteneciente a una antigua fundación beneficiosa religiosa.

Otras viviendas tienen en sus patios oratorios particulares, es el caso por servirnos de un ejemplo de la Casa de los Mergelina.

Por su lado, del Convento de Agustinos solo se preservan tres arcos que hoy en día dan acceso al cementerio.

Casona noble de El Toboso
Gran vivienda noble de El Toboso

Pozos de El Toboso

Otras creaciones declaradas Bien de Interés Cultural son los pozos de El Toboso, construidos en el siglo XVI para paliar la escasez de agua de la región.

Estos son los ocho pozos que llegaron hasta nuestros días:

  • Pozo de la Gascona, entre las calles Cádiz y García Lorca.
  • Pozo de la Torre, entre las calles Antonio Machado y Rivero.
  • Pozo de la Puerta, en la confluencia de las calles Profesor Alberto Cerro, Don Quijote y Avenida Cuarto Centenario.
  • Pozo de la Virgen, frente al Cementerio Municipal.
  • Pozo de Arriba, próximo al trazado del Sendero Viejo a Mancha del Cuervo.
  • Pozo de la Cadena, en el paraje La Cadena a un kilómetros del centro histórico.
  • Pozo de la Hilandera, en la intersección del camino de Las Lambriosas y del Pozo de las Hilanderas.
  • Pozo Primero, también llamado Pozo Dulce, está en la margen derecha del Camino de Quero.

Historia de El Toboso

Si bien existen indicios de asentamientos humanos desde la prehistoria, su historia comienza oficialmente en el siglo XIV.

Por ese momento se muestran las primeras menciones escritas, como una parte de La Mácula de Criptana o Común de La Mancha.

El periodo de mayor esplendor se produjo en el siglo XVI, tras pasar a manos de la Orden de Santiago.

Años antes había recibido el título de villa, concretamente en 1480 por el maestre de la orden, Alonso de Cárdenas.

Fue en el siglo XVII en el momento en que El Toboso se realizó un hueco en la historia universal, cuando Cervantes deseó que fuera el rincón de nacimiento de Dulcinea.

Mucho se ha especulado desde ese momento sobre quién era la querida de Don Quijote, unos dicen que era la joven campesina Aldoza Lorenzo y otros Ana Martínez Zarco de Morales, hermana de un noble toboseño.

Don Quijote y Dulcinea del Toboso
Don Quijote y Dulcinea del Toboso

Lo que sí está claro es que desde ese momento fué epicentro de la literatura, atrayendo a escritores de la talla de Benito Perez Galdós

Además de esto, se dice que gracias a la fama de la novela Don Quijote, la localidad fue indultada por Napoleón Bonaparte a lo largo de la Guerra de Independencia.

Eso no evitó que los toboseños se involucraran en la pelea armada, resaltando la figura del militar Pablo Muñoz de la Morena.

Hasta 1931, cuando desaparecen las Órdenes Militares, la villa perteneció a la Orden de Santiago.

A partir de entonces pasó a ser parte de la provincia de Cuenca, si bien hoy forma parte a la de Toledo.

Fiestas de El Toboso

Las primeras fiestas populares tienen rincón en la época de enero, en honor de San Antonio Abad.

La misa, bendición de los animales y hogueras, se mezclan con la celebración de los carnavales, los primeros de España.

Esos días también se venera a San Sebastián, los dos eventos pertenecen a las fiestas de invierno de El Toboso.

Por su lado las fiestas en honor a San Blas son a inicios de febrero, aparte de la procesión del santurrón, hay pasacalles, concursos y fiestas.

Tras la Semana Santa llegan las Jornadas Cervantinas, en concreto tienen lugar el fin de semana más próximo al 23 de abril.

Es la ocasión perfecto para revivir el Siglo de Oro español mediante actuaciones teatrales, mercados, exposiciones o charlas.

Mayo se encuentra dentro de los meses mucho más activos en el calendario festivo de El Toboso, comenzando por el Canto de los Mayos la noche del 30 de abril en honor de la Virgen de los Antídotos.

Patio tradicional manchego de la tienda La Aldaba
Patio clásico manchego de la tienda La Aldaba

Además de esto el día 15 es la Celebración de San Isidro, en honor del patrón de agricultores y ganaderos.

Pero indudablemente la celebración más importante es la Pascua de Mayo, conmemorada en honor al Santísimo Cristo de la Humildad, patrón de El Toboso.

El domingo tras Pentecostés son los festejos de la Santísima Trinidad, de gran devoción por la presencia de la Orden Trinitaria en la villa.

Por su parte, el domingo posterior es el Corpus Christi, con una procesión solemne y la habitual Día de Patios Libres.

A lo largo de agosto se suceden las fiestas del Dulce Nombre de Jesús, Nuestra Señora de los Remedios, Virgen de la Cabeza y San Agustín.

Ya en el mes de septiembre, cierra el calendario festivo la Fiesta de la Virgen Morenita.  

Comer en El Toboso

Situado en el corazón de La Mácula, no es de extrañar que la gastronomía sea clásico manchega.

Resaltan platos típicos como el pisto manchego, gachas, duelos y quebrantos, ajoarriero, morteruelo, migas o tiznao.

Como plato primordial podemos decantarse por caldereta de cordero o perdices en escabeche, aunque hay otras muchas opciones. 

Todo esto naturalmente regado con vino de la tierra, con Denominación de Origen de La Mácula.

Titos fritos, tradicionales de la gastronomía de El Toboso
Titos fritos, tradicionales de la gastronomía de El Toboso

Entre los productos tradicionales también resalta el queso manchego, producido bajo Denominación de Origen Protegida. 

Y para una merienda nada mejor que titos fritos, una delicia manchega que encontrarás en tiendas de recuerdos y modelos habituales.

En el apartado de los dulces hay que poner énfasis los antojos de Dulcinea y las pelusas, ambos elaborados por las monjas clarisas.

Asimismo hay flores, mantecados, rosquillas u orejas de frailes.

De qué manera llegar a El Toboso

El único medio de transporte público para llegar a El Toboso es el autobús, gestionado por la compañía Samar.

Hay sendas desde La capital española por algo mucho más de 10€, en suma se tardan unas 2 horas.

También hay conexión desde Getafe, Aranjuez, Ocaña, Parla, Illescas, Yuncos, Consuegra, Mancha del Cuervo o Tomelloso.

Antiguas Escuelas en la Plaza de la Constitución
Viejas Escuelas en la Plaza de la Constitución

Si quieres recorrer la región a tu aire y proseguir por servirnos de un ejemplo la Ruta de los Molinos de La Mácula, lo mejor es el transporte particular.

Hasta El Toboso llegan las carreteras CM-3103 y CM-3162, con conexión desde la N-301, N-420 y CM-42.

Si necesitas rentar un coche, con Rentalcars hallarás los costos más económicos entre cientos y cientos de webs de reservas.

Subir