Comprar en Lisboa - productos típicos, recuerdos y souvenirs

Tras conocer los museos y monumentos, llega el momento de obtener en Lisboa un recuerdo o souvenir.

No hay mejor recuerdo de nuestro viaje a Lisboa que llevarse alguno de sus artículos gastronómicos tradicionales.

Los reyes de los souvenir son los pasteles de Belém, el postre más famoso de la región.

Si bien existen muchas pastelerías que los venden, los auténticos se tienen la posibilidad de encontrar de forma exclusiva en la pastelería Casa Pasteis de Belém.

Otros de los productos típicos de la gastronomía son los vinos y quesos portugueses, una mezcla que puedes probar en muchos bares de la ciudad más importante.

Ambos tienen Denominación de Origen Cuidada para las diferentes zonas productoras, siendo asimismo un óptimo recuerdo o obsequio que llevarse a casa.

Sin olvidar el licor Ginja, debe su nombre a las cerezas con las que se elabora este elixir de sabor dulce.

Cerámica y azulejos

Aparte de las compras gastronómicas, Portugal es conocida por la cerámica y azulejos que genera desde hace milenios.

Hoy en día se considera una expresión artística del país.

En este apartado el producto más destacado es el Gallo de Barcelos, cerámica que recuerda una conocida historia de historia legendaria sobre un peregrino gallego que hacía el Camino de Santiago.

El gallo se convirtió en la actualidad en un símbolo de Portugal.

Para conocer más sobre la elaboración de los azulejos y de qué forma ha influido en la historia y cultura del país, hay que visitar el Museo Nacional del Azulejo, ubicado en el viejo Convento de la Mare de Deu.

Y si queremos ver los mejores murales elaborados con azulejos, entonces lo mejor es llevar a cabo un paseo por las estaciones de metro de Lisboa, genuinos museos bajo tierra.

Bordados portugueses

Para terminar esta guía de compras por Lisboa, hay que charlar de los conocidos bordados portugueses.

Desde hace varios años se ha visitado Portugal para obtener sábanas, toallas, manteles y otras piezas del ajuar.

Subir